Cómo enseñar a los alumnos a cuestionarse la información

El pensamiento crítico es uno de los principios menos comunes en las personas, ya que en muchas ocasiones suelen aceptar sin juzgar las opiniones y creencias bajo las que son bombardeados. Uno de los aspectos más relevantes del ‘Thinking’ consiste en que los estudiantes desarrollen una actitud crítica desde el aula. Algunas de las indicaciones que los profesores deben tomar al respecto son:

Conducir a los alumnos directo a su propio aprendizaje, de forma que se pueda favorecer su autonomía y actuar según sus puntos intermediarios y no como simples transmisores de contenido, básicamente como guías para construir su propio conocimiento.

Leé también ¿Cuál es el profesor ideal?

Implicar la reflexión según preguntas abiertas de forma que los alumnos puedan cuestionar lo aprendido. No se debe creer todo lo que se lee y no es necesario que lo que se explique pueda ser negro o blanco, hay tonos intermedios. A través de la búsqueda de contenido, se puede ayudar a que los alumnos distingan entre una variabilidad de información para poder determinar la fiabilidad y relevancia del sitio de donde la adquirieron.

Crear un ambiente donde el alumno desee aprender: La curiosidad e interés debe ser incentivado, del mismo modo, debe fomentarse su imaginación y creatividad.

Contribuir en el autoconocimiento de los alumnos, de forma que pueda enseñárseles a pensar y a aprender. No todos los estudiantes se basan en el mismo estilo de aprendizaje, tampoco cuentan con las mismas técnicas y estrategias. Se debe encontrar el propio camino hacia el aprendizaje mediante la dirección que el docente le provea. La idea es que el estudiante desarrolle sentimientos de tolerancia, empatía y pueda implementar la cooperación y colaboración entre el resto del alumnado. Asimismo, mediante el autoconocimiento logrará desarrollar la capacidad de superar el estrés y la frustración, sobresaliendo la capacidad de ser abierto y encarar los nuevos inconvenientes y dificultades con optimismo.