La era digital en las escuelas

¿Te gustaría saber cómo implementar los cambios efectuados por la era digital en las escuelas? ¡En este artículo te brindaremos una serie de recomendaciones sobre cómo esta finalidad!

Gracias al auge de la innovación tecnológica hemos podido contemplar a la generación del nuevo milenio, o bien, milennials, quienes han crecido empapados en la era digital. Una de las características más relevantes es su exhaustivos y diferente manejo de las tecnologías de comunicación. Esto hace que sea imprescindible adecuar los modelos de enseñanza en relación a la forma en la que estos entienden el mundo. Claro, este hecho no se limita únicamente a las personas que gozan de las categorías de ‘milennials’, sino a todas las edades.

El docente del siglo XXI deberá prestar suma atención a los avances tecnológicos de forma que pueda implementarlo en el sistema pedagógico, de esta forma las tecnologías podrán actuar como mediadores en el proceso de aprendizaje. Por lo que deben implementarse y desarrollarse un conjunto de estrategias que puedan involucrar el uso de las nuevas tecnologías con la finalidad de potenciar las cualidades de los estudiantes.

Según uno de los investigadores de técnicas educativas, las diferentes clases de experiencias ocasionan distintas estructuras cerebrales. Por este motivo, se han visto cambios muy relevantes dentro del cerebro de las nuevas generaciones en comparación al de los antepasados, por eso son llamados Nativos Digitales. Destacados por su habilidad de involucrarse en las nuevas tecnologías.

Los adultos también deberán adaptarse a los nuevos retos que implica en educación en el ambiente informativo, ya que generara políticas que implican un cambio dentro del estigma pedagógico, donde la práctica del docente se guiará al aprendizaje basado en fomentar la interacción. Es cierto que el internet y las nuevas tecnologías pueden facilitar el aprendizaje, pero llegan a cortar la capacidad empática del individuo.

Juegos de mesa para trabajar la educación emocional

En la segunda mitad el siglo XIX comenzó a publicarse un conjunto de teorías psicológicas relacionadas al juego. La mayoría de los autores de los ensayos, llegaron a la conclusión de que, a través del juego, se beneficia el sector social, motriz, afectivo y cognitivo del infante. Estas teorías fueron confirmadas a través de la neuro-educación donde se ha demostrado que el juego es una herramienta que facilita el desarrollo el estudiante. Por tal motivo, en las próximas líneas te plantearemos como puedes implementarlos en clases.

Algunos de los juegos que puedes usar para estimular a niños en el aula a partir de los 8 años, son:

Mundo cruel: Está diseñado para trabajar la filosofía dentro de un ambiente práctico, ya que permitirá se pueda reflexionar sobre las emociones y valores que son vividos en ciertas situaciones. Algunas preguntas nos ayudarán a reflexionar sobre las emociones ancladas sobre los valores bajo los que nos regimos. Este es un juego ideal para niños y niñas.

Ditix: Este juego fomenta la expresión oral y la creatividad. Sin embargo, si buscamos adaptarlo a la educación emocional se basará por el mismo conjunto de parámetros. Las reglas se basan en el hecho de establecer un término muy específico a través del cual sean explicados las imágenes por la emoción y sentimiento que son producidos en niños.

Ikonikus: La empatía es imprescindible e este juego, ya que les ayudará a conocer cómo se sentirá las compañeras y compañeros en determinadas circunstancias. Es necesario que se reconozcan las emociones en nosotros, además de identificarla en los demás y poder actuar según ellas.

Mientras que, las personas que sobrepasan los 12 años, puedes usar el Quorum. Un juego ideal para la educación emocional del adolescente. Siendo esta una de las mejores etapas ya que las emociones se encuentran a flor de piel.

Los pilares en la educación en Taiwan

¿Quieres comprender el éxito fenomenal de la educación en Taiwán? ¡En este artículo te brindaremos la respuesta!

El ámbito disciplinario: La educación en Taiwán se caracteriza porque sus alumnos limpian sus aulas y cuentan con gran respeto por sus profesores, al igual que sus pares, ya que la profesión de docente es una de las más prestigiosas y mejor remuneradas. Los estudiantes son completamente metódicos, eso hace que trabajen dentro y fuera del aula. Los centros tienen uniformes y los jóvenes acuden a las academias constantemente y duermen muy poco. En caso de que un niño falte a clase, existe la posibilidad de que los padres sean penalizados a nivel jurídico.

Tradición asiática: El respeto por los mayores, por la naturaleza y la limpieza en las calles, ha formado los aspectos más relevantes de la sociedad: orden, cortesía y civismo. La moralidad es básica en la familia y en la escuela. Este valor es cultivado desde el nacimiento.

El deporte: En la cultura de Taiwán se considera que, si el cuerpo está sano, podrá beneficiarse el desarrollo psicomotriz de los infantes. De igual forma, a través de la actividad física se logrará forjar el carácter, evitar el sedentarismo y mejorar la salud. De forma que puedas graduarte en la Universidad o Educación Secundaria, los estudiantes deberán dominar como mínimo un deporte, existiendo la obligación de que los centros cuenten con una pista de atletismo a mínimo cuatro calles.

A parte de que dispone de un enfoque preciso sobre las pruebas internacionales, no es te obviar el hecho de que Taiwán realiza una inversión del 15% el presupuesto en educación, e forma que es caracterizada como una de las bases para el desarrollo el país.

Por otro lado, es destacable su interés de captar a estudiantes extranjeros, logrando mejorar su competitividad e imagen. Dentro el ámbito vocacional y técnico están situados entre los cuatro primeros, en conjunto a Japón, Australia y Alemania.