Cómo se puede trabajar las competencias clave

¿Te gustaría aprender a trabajar las competencias claves del sistema educativo? En este artículo te brindaremos la información que necesitarás para comprender los factores que influyen en su óptimo funcionamiento

Debe ser transferible: En comparación al contenido específico, las competencias claves tienen la capacidad de aplicarse a distintos contextos y situaciones donde se consiguen diferentes objetivos.

Ser dinámicas: Estas se desarrollan de una manera progresiva en el transcurso de la vida de una persona, en muchos casos en distintas instituciones y situaciones.

Ser interdisciplinares y transversales: Se debe permitir combinar el conocimiento, con las habilidades, y los valores y actitudes.

Ser funcionales y significativas: Las competencias deben trabajarse según una situación próxima a la realidad, o bien, enteramente real, del alumnado, de forma que pueda aprender un contenido y la finalidad de este.

En la etapa estudiantil de los niños, se descubren nuevos conocimientos y desarrollan habilidades que les permiten adquirir un conjunto de características más que será ideales para la vida. El aprendizaje debe ser globalizado y tener herramientas flexibles que puedan ser adaptadas al grupo-clase.

Competencia digital: Puedes enseñarles a tus alumnos sobre la robótica, programación, de qué forma acceder a información segura, cómo emplear la información segura. Los juegos interactivos, los vídeos y los robots educativos, además de la pizarra digital, son una excelente opción para trabajar esta área.

Competencias cívicas y sociales: Conocer los derechos, los códigos de conducta, además de promocionar actitudes de igualdad, es información imprescindible para la vida de una persona. De modo que, trabajarlas desde pequeño será muy importante, y muy sencillo de hacerlo basándose en las asambleas, dinámicas, cuentos o normas de convivencia.

Competencia de expresiones culturales: El arte y la música son aspectos muy relevantes. En esta etapa los alumnos desean conocer nuevas canciones y cuentos, además de fascinarles tocar algún instrumento o aprender a dibujar.

La personalización del aprendizaje en la era moderna

En la actualidad contamos con un elevado avance tecnológico que nos permite ampliar los recursos, optimizar el tiempo y obtener los conocimientos que requerimos. Este hecho hace 60 años era impensable, sin embargo, las TIC son una solución a la atención de las necesidades de los individuos, no de una manera completa, pero sí de la forma más viable. Algunas de las formas como la personalización el aprendizaje beneficia al sistema educativo, son:

Diversifica las opciones de consumo de contenido: Debido a la variedad de herramientas de creación y de contenido, las opciones para mostrarlo en el aula se incrementan.

Proporcionar el acceso al contenido. Debido a los buscadores de contenido en Internet, ahora es más sencillo que nunca poder acceder a la información educativa que pueda alimentar nuestras explicaciones y actividades. Por ejemplo, Tiching, es una red donde puedes adquirir más de 500.000 recursos educativos que se ha indexado según el nivel y la materia a tratar.

Simplifica la tarea del profesorado: Además de educación como a nivel de corrección de distintas actividades, como la creación de contenido y la gestión del alumnado, a través de la TIC podremos contemplar un conjunto de soluciones y herramientas que nos ayudarán a solventar algunas tareas.

Permite una autonomía superior: Hay una amplia gama de actividades auto correctivas que proporcionan un feedback al alumno, proveyéndole la capacidad de avanzar en base a sus necesidades de aprendizaje. Asimismo, hay un sinnúmero de aprendizajes que necesitan de más tiempo de repetición y práctica, por lo que se proporciona una gran cantidad de diversidad y ejercicios en diversos grados de complejidad, logrando que cada alumno logre regular su aprendizaje.

Ofrece datos para que se pueda hacer un seguimiento a la evolución del estudiante: Muchas de las herramientas y aplicaciones educativas muestran una trazabilidad, es decir, proporcionan datos relacionados al desarrollo de actividades, como el número de errores y aciertos, número de intentos y tiempo de dedicación.

Cómo crear hábitos de lectura entre el alumnado

¿Quieres crear hábitos de lectura entre el alumnado? ¡Deberás seguir este conjunto de pasos!

El ejemplo es la manera más óptima de desarrollar el placer por la lectura: Si tus alumnos observan tu deseo insaciable de leer, si les hablas sobre libros, si los llevas en tu bolso de trabajo, o bien, si recomiendas novelas, tus alumnos de manera no intencionada desarrollarán placer por la lectura. Este consejo también se aplica en familias.

Promueve un tiempo para la lectura y un ambiente para esta ocasión: Los alumnos, en la actualidad, tiene muy poco tiempo libre. En caso que desees que adquieran un excelente hábito de lectura, deberás de proporcionarles un tiempo para realizar esta actividad (entre los diversos tipos de lectura, buscamos que en algunas ocasiones utilicen la lectura fonológica). Es necesario que sea un ambiente relajado y sin presión.

Construye un espacio para la lectura: Para leer no es preciso que se sienten en una silla, puedes colocar un espacio abierto, bajo la sombra de un árbol, para distintas actividades culturales o una biblioteca con sofás. Estos espacios podrán atraer a tus estudiantes.

Crea un listado de distintas novelas: Considerando la edad de tus alumnos, busca un conjunto de novelas, poemarios, cómics, etc., y recomiéndalos. Estos pueden basarse en temas relevantes para ellos, bien sean juveniles o infantiles. Las temáticas que mayor atención captan en personas de este rango de edad son aquellos mediante los que puedes empatizar, en pocas palabras, los que son cercanos a su realidad.

Valora la curiosidad y llegarás a tener una clase con elevado nivel de lectores: Muchos de los grandes educativos hacen mención de la curiosidad como principio del aprendizaje. Es decir, la lectura al mezclarse con la curiosidad, da en consecuencia a un lector empedernido.

No seas evidente respecto a la evaluación de la comprensión lectora: Esto puedes hacerlo a través de actividades lúdicas que impliquen el interés del alumnado. Las dinámicas de evaluación, portafolios, rúbricas, son excelentes herramientas que te permitirá determinar el avance de una forma cualitativa.

Claves para comprender el rol del docente dentro de la institución

El rol del docente dentro del plantel educativo sigue siendo una incógnita para muchas personas, no porque se desconozca su función, sino por la forma en que cada uno de los pedagogos suelen actuar. Es común visualizar dentro del ámbito escolar, un conjunto de alumnos que suelen intervenir consta mente, y otro, que en muchas ocasiones suele ser más grande a nivel de cantidad, donde sus integrantes son más lentos y casi no tienen participación. Por lo tanto, aquellos estudiantes que tiene altas expectativas tienden a recibir elogios, mientras que el resto es abarrotado por la crítica, lo que a largo plazo genera una baja motivación.

Philippe Mierieu escribió un libro llamado: ‘Frankenstein educador’, donde se plasma un análisis sobre como una persona, en su labor de docente, se ha limitado únicamente a transmitir conocimientos, sin tomar en cuenta una variabilidad de ideas que encierran la palabra de ‘educación’. Este concepto está enmarcado en una reflexión constante, de forma que el maestro pueda reinventarse según el contexto, tomando en cuenta el proceso educativo que implicará la relación entre los seres humanos, en base a la posibilidad y determinación de su desarrollo.

Asimismo, Meiru también ha hecho referencia al papel del alumno y del maestro, además de la relación que existe entre el grupo dentro del ámbito educativo. Ha cuestionado la educación como proyecto de control del destino de los sujetos. Por lo que, decidió plantear un conjunto de claves que serán fundamentales para cambiar el rol del docente dentro del aula:

  • Mantener una evaluación formativa que sea la estrategia que permita mejorar el aprendizaje de los alumnos.
  • Tomar en cuenta su posición de pedagogo, de forma que los estudiantes puedan comprender y generar aprendizajes relevantes a la cotidianidad.
  • Mantener una relación ilógica con los estudiantes, evitando a toda costa comportamientos autoritarios y robotizados.
  • Ser de guía permanente para conducir al estudiante de una óptima educación.