En qué consiste la polimatía

Los adultos del mañana deberán prepararse para profesiones y trabajos que al día de hoy no existen, por lo que, los estudiantes deberán prepararse para navegar por un océano de profundas fronteras y entre la vaga información que aturde a la humanidad.

De esta forma se incita al hecho de que los jóvenes cuenten con una relación a competencias en el ámbito multidisciplinar, entre las que se destacan las soft skills sobre las hard skills. Estas últimas logran ser adquiridas mediante las empresas, sin embargo, las blandas, precisamente las que se refieren a las habilidades emocionales y personales, deben ser trabajadas desde la infancia, a través de instruir mediante la creatividad y curiosidad como factor fundamental.

¿Qué es la Polimatía?

La polimatía ha adquirido especial relevancia en la última década, dicho termino era usado en la antigua Grecia, debido a sus referentes del Renacimiento, como Da Vinci o Miguel Ángel. Actualmente personas como Natalie Portman o Steve Jobs se han caracterizado por tener conocimiento en distintas áreas, sin necesidad de profundizar, tal como lo haría un especialista, pero con la preparación suficiente para crear puentes entre las materias, bajo la capacidad de proponer elevadas ideas creativas que pueden surgir tras combinar diferentes ramas.

Leé también Frases que deberías decir a tus alumnos

Sin embargo, en el ámbito educativo se tiende a la especialización, ya que las personas parecen especializarse en un tema, donde todo se encaminará a este punto convergente. Hoy en día, más que nunca en la historia universal, es imprescindible que desarrollemos la mayor cantidad de información posible para poder elevar nuestro nivel de oportunidades. La polimatía ayuda aumentar la polivalencia, creatividad y flexibilidad psicológica y mental del individuo.

Entre las áreas que más se destacan en la actualidad, están las de importancia filosófica, como en el caso de las humanidades y del arte, que son imprescindibles dentro del ámbito tecnológico. Especialmente en lo que respecta al tacto social.

Usar el puzzle con fines educativos

¿Te gustaría cambiar la dinámica de enseñanza? ¿Qué te parece hacer uso del puzzle con fines educativos? ¡En este artículo te platearemos la forma de usar este juego para lograr tu finalidad!

Los juegos son excelentes herramientas que permiten incrementar el aprendizaje de los estudiantes, de forma que puedan aprender habilidades, conocimientos y valores de una manera diversidad sin percatarse de que están en proceso de aprendizaje. La idea es que adquieras recursos educativos que cumplan una función pedagógica y no se orienten únicamente al ocio.

Hay juegos educativos que cumplen con esta finalidad, pero el más importante será tratado en este artículo: el puzle. Este juego es una herramienta pedagógica tanto dentro como fuera de la institución.

En el momento que pensamos en los puzzles, podemos tomar como equivoco punto de referencia a unas piezas de cartón que tienen distintas formas y corresponden a un fragmento de la imagen que será creada. Sin embargo, hay variopintos puzzles a través de los cuales podemos trabajar tanto dentro como fuera del aula de clase:

Tangram: Procede de China y se encuentra compuesto de 7 piezas -un cuadrado, un paralelogramo y cinco triángulos-, se caracteriza por ser el más usado dentro de las escuelas, debido que brinda la posibilidad de introducir los conceptos de geometría a través de manipular materiales que tengan formas abstractas.

Cubo de rubik: Fue inventado en la década de 1970 por un docente de arquitectura que deseaba explicar a sus alumnos cuál era la mejor forma de resolver un problema estructural que consiguiese mover los costados sin necesidad de destruir el ámbito central.

Pentomino: Tiene 12 pentominos. Fue creado el año 1975 por Solomon W. Golomb. Posee 6 cuadrados unidos por los lados, lo que permite que se creen distintas figuras. Mediante este recurso, años después, fue creado el Tetris.

Cuál es el profesor ideal

Existen 3 tipos –fundamentales- de profesores, de los cuales se subdividen distintos estilos educativos. Estos son:

Los superiores: Son aquellos que exigen en grandes cantidades, a pesar de que ellos nunca se esfuerzan, creando un concepto negativo del aprendizaje, ya que su poca implicación y falta de interés podrán generar una inevitable frustración por las elevadas cantidades de suspensiones dentro del aula escolar. La gran mayoría de estos docentes, opinan que mientras más alumnos suspendan el curso ‘es aplicativo de que su asignatura es más prestigiosa’. Normalmente podemos encontrar en sus exámenes temas no explicados y preguntas plateadas de una forma poco convencional

Los desinteresados: No exigen nada a los estudiantes y tampoco se exige a ellos mismos, el aprendizaje termina siendo nulo. Podría tener cualquier trabajo, o es algo que le importe mucho ya que no presenta vocación o motivación.

Los exigentes: Son aquellos que se exigen a sí mismos y a los estudiantes. Se cree que bajo este tipo de docente se da lugar al verdadero aprendizaje y enseñanza se materializa. Pero, debemos de tener cuidados de no asumir una actitud demasiado exigente, ni con nosotros mismos, ni con el alumnado.

El profesor podrá ser positivo o negativo según los progresos de los alumnos. Ningún extremo es bueno, como suele decirse. La vida deberá basarse en un punto medio: aspectos realistas con un toque de positivismo.

Desde un punto de vista racional, el profesor ideal es aquel que asume una actitud adaptativa, que tiene la capacidad de adaptarse a los recursos que dispone y a sus estudiantes. Capaz de sobreponerse y adaptarse a las adversidades diarias. El docente idóneo deberá tener la capacidad de observar minuciosamente las necesidades de sus alumnos, logrando adaptarse al ritmo de la clase y los distintos requerimientos que aparezcan en el transcurso de la sesión, teniendo la obligación de ser resolutivo y creativo.

Frases que deberías decir a tus alumnos

¿Has iniciado el nuevo curso estudiantil y no sabes qué frases deberías decirles a tus alumnos? ¡En este artículo te platearemos muy buenas opciones!

Bienvenidos: Esta frase tiene que ser parte el ‘apéndice’ en el primer día de clases. Deberás hacer que tus alumnas y alumnos deseen aprender con la mayor motivación posible. Por tal motivo, asegurarte de que se sientan seguros dentro del aula de clase tiene que ser tu prioridad, de forma que dar la bienvenida será un excelente método para empezar.

Tienes la capacidad: Esta frase permite que tus alumnos sientan confianza en sí mismos. Al comenzar el día mostrándoles que pueden lograr cualquier meta que se propongan, los harás llegar tan lejos como se propongan.

Equivocarse es una forma de aprender: Es imprescindible que tomes en cuenta que el error no tiene que ser penalizado y que, a través de la corrección de los innumerables fallos, puedas tener un excelente aprendizaje.

Cómo te sientes: Esta pregunta es ideal para que alumno esté consciente de que el docente percibe sus emociones y que pueden expresarla cuando lo desees. Es ideal que sientan que pueden depositar su confianza en ti.

Cada uno tiene su ritmo de aprendizaje: Mediante esta frase podrás dar a comprender muchas cosas. En primer lugar, que se debe respetar a todo el mundo. Ser el primero no significa que eres el mejor, al igual que ser el último no es ser el peor. Por otro lado, puedes indicar que evaluarás a cada persona en forma individual según su constancia, progreso y deseo de aprendizaje. También puedes inculcar una actitud de ayuda hacia los grupos que requieran de tus capacidades.

Te espero mañana: Esta frase, por más sencilla que sea, hace que la alumna y alumno se sienta importante y desee regresar al día siguiente. De forma que es una excelente despedida del día, donde se fomentará el deseo de regresar a la escuela.