La importancia de las humanidades en la educación

La tecnología se encuentra cada vez más presente entro el sistema educativo, y no únicamente en los dispositivos, sino también en el ámbito curricular. Sin embargo, se ha restado importancia a áreas ligadas a la formación individual de las personas, como en el caso el humanismo: historia, literatura, arte y filosofía.

Las materias de humanidades son ideales para proporcionar a los niños las herramientas que lo ayudarán a comprender la sociedad que los rodea. Algunos de los beneficios que corresponden al alumnado tras la instauración de estas materias dentro del aula, son:

Potenciar el trabajo en equipo: Es imprescindible tanto en la vía profesional como en la personal, y contribuye en el trabajo conjunto con el resto de las personas bajo un objetivo común, en especial para mantener resultados óptimos sin requerir de relaciones competitivas.

Desarrollar la capacidad crítica de los estudiantes: Tener la capacidad de argumentar sobre las ideas o de comprender la información, e forma que se pueda crear una visión propia del mundo.

Practicar la comunicación no verbal y verbal: Se le proporciona los alumnos la capacidad en transmitir ideas y argumentos con coherencia y claridad.

Trabajar bajo la información adecuada: Reconocer las distintas fuentes veraces y fiables, analizar los conceptos, comprender la lectura y poder comparar las diferentes fuentes.

Fomentar la educación y la escucha: Estas son dos capacidades idóneas al momento de debatir ideas basándose en un concepto de respeto mutuo.

Aprender a respetar los contextos históricos, sociales y culturales de las personas: Mediante la comprensión adquirida a través del conocimiento de los procesos que llevan a configurar las entidades puede determinarse esto.

Es imprescindible que, en este mundo, sumergido en profundos cambios, donde aquellos que sobrevivirán a ellos son quienes se adaptarán o, inclusive, lo moldearán, consideres que el desarrollo de las humanidades logre elevar a un nivel más introspectivo al alumnado, de forma que reconozcan sus fortalezas y debilidades.

Errores que se cometen en la formación educativa

¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los errores que se cometen en la formación educativa? En este artículo te mostraremos los más habituales, los cuales, además de no plantearse públicamente, son poco analizados ya que la crítica sobre el sistema educativo es casi un tabú.

Tomar la evaluación como una definición pura de medición: A pesar de que sean conceptos que tengan cierta co-relación, lo cierto es que no son sinónimos. La medición está basada en un valor cualitativo, una calificación, a cierta acción en específico tomando en cuenta un conjunto de fallos y aciertos que se cometan. Mientras que la evaluación, corresponde a presentar un juicio relacionado a calificación que se ha obtenido. De esta forma, en base a la medición se podrá situar a la persona sobre un enfoque insostenible, mientras que, a través de la evaluación, lograremos orientar a la alumna o alumno, en su proceso de aprendizaje, mediante un feedback.

No permitir que tus alumnos te evalúen: Los estudiantes son quienes conocen a fondo tu dinámica de enseñanza, ya que por razones obvias son participes de él. Por ese motivo, deberás darle la oportunidad de evaluar la práctica educativa, además de proporcionarles confianza y permitirles estar presentes en el enfoque de aprendizaje-enseñanza. De esta manera permites que se sientan valorados, importantes y reconocidos. Mientras que, en el ámbito de docente, te podrán proporcionar información referente a sobre cómo mejorar la docencia y, de forma consecuente, podrás mejorar el aprendizaje de tu alumno.

Carecer de la preparación -o estar desactualizado- respecto a la forma de evaluar: En la sociedad actual podemos ver que siempre surgen técnicas, métodos y estudios novedosos que nos permiten mejorar y facilitar, como en nuestra intención particular, el aprendizaje de las alumnas y alumnos. Por esta razón es imprescindible que tengas información relacionada a la fase de enseñanza y aprendizaje.

aprendizaje de inglés

Hoy vamos a contarte de cinco puntos que tenés que tener en cuenta a la hora de elegir un lugar para estudiar inglés, para que estudiar sea un experiencia satisfactoria y no pierdas el tiempo.

Te recomiendo que antes de decir donde estudiar visites esta web sobre las mejores escuelas de ingles que es una referente y te ayudara a decidirte por la mejor opción.

Bueno, acá comenzamos con los cinco puntos.

  • Uno: El método de enseñanza.

Es fundamental saber cuál va a ser el método que se utiliza en la institución. Hay decenas de métodos, no es que uno sea mejor que el otro, pero es fundamental estar informado sobre la metodología para que el aprendizaje sea lo que buscamos y no nos frustremos.

Dicho esto, un aspecto que deberías tener en cuenta es que las clases no se centren demasiado en la teoría. La práctica es vital para aprender inglés y, por eso, es muy importante que en clase se fomente la participación y se planteen situaciones reales para practicar.

  • Dos: Tamaño del grupo.

Los grupos más acotados ayudan en la formación. Para el aprendizaje de cualquier materia los grupos reducidos permiten que el docente pueda estar más encima del alumno, logrando un mayor seguimiento. Las clases masivas no posibilitan la personalización (cada estudiante necesita algo distinto) y no ayuda en el aprendizaje. Lo ideal sería de ocho a diez alumnos por grupo.

  • Tres: Profesores nativos.

Si existe la posibilidad de elegir, prefiere docentes nativos. No es que un docente no nativo no sea una buena opción, sino que si existe la posibilidad elegir a uno que su lengua de nacimiento sea el inglés es lo ideal. El aprendizaje con docentes nativos ayuda en la pronunciación, modismos propios de quien conoce acabadamente la lengua, expresiones auténticas y aspectos socio culturales que no puede brindarte otro docente.

  • Cuatro: Flexibilidad.

Que la institución te posibilite poder armar tu aprendizaje y flexibilidad horaria en el aprendizaje es fundamental. La mejor edad para aprender idioma es de joven, mientras más joven mejor, pero no siempre se cumple esta premisa, así que a mayor edad mayores responsabilidades y menores horarios disponibles. Es por este motivo que si la escuela nos posibilita un margen de horarios apropiados, nos ayuda en la formación.

Además de los horarios el armado del aprendizaje: que exista una metodología a seguir es fundamental, pero si lo que necesitas es práctica, que la escuela posea prácticas por fuera de la metodología planteada es importante y casi para destacar.

  • Cinco: Exámenes oficiales.

Puede que al inicio te interese solo aprender inglés, y está bien. Pero no está de más saber si en la institución se puede rendir los exámenes oficiales. Las pruebas garantizan conocimiento y sirven curricularlmente. En muchos puestos de trabajo este tipo de exámenes (Cambridge, Escuela Oficial de Idiomas, TOEFL) son requisito indispensable y no está de más, en el caso de tener que estudiar, acceder a estas pruebas.

La formación continua como aprendizaje a lo largo de la vida

Albert Einstein llegó a decir ‘En el momento que dejas de aprender, comienzas a morir’. Una afirmación, sin duda, muy ajustada a la realidad.

La formación continua, también conocida bajo el nombre de lifelong learning, es imprescindible en el ámbito cotidiano. En la antigüedad podíamos aprender un oficio que tendría una duración muy longeva, llegando al punto de ser útil hasta la jubilación, donde el cambio y la innovación no tendrían cabida. Sin embargo, en la actualidad, dejar de aprender, es morir, ya que en un mundo donde todo cambia tan fugazmente, la única forma de no perecer es asumiendo el riesgo de la innovación.

En el ámbito pedagógico es imprescindible que se aprendan diversas técnicas de educación. Disponemos de una variabilidad de opciones: cursos presenciales, formación online, sesiones informales donde se pueden compartir las experiencias, másteres de innovación educativa y webinars.

Ya que la innovación, desde cierta perspectiva, no es hacer cosas nuevas, sino que es plantearse que podemos hacer mejoren la práctica diaria. Sieno la mejor forma de practicarlo a través de la formación complementaria de los estudios iniciales.

Existe distintos tipos de forma de gestionar los contenidos y llevarlos al aula. No es correcto hacer las cosas cerradamente, de una forma tradicional. Los docentes hoy en día se interesan en el uso de dispositivos móviles dentro del aula, en el aprendizaje centrado en proyectos y en inconvenientes, en el desing thinkig, en el visual thinking, además de los aprendizajes colaborativos y cooperativos. Es imprescindible que acompañemos a los alumnos en la labor de aprendizaje y enseñanza, ya que los conocimientos deberán ser construidos en base a las características individuales de los alumnos. El compromiso del docente bajo esta circunstancia, hablará mucho de su capacidad adaptativa frente a los requerimientos escolares, lo que será, a su vez, un factor motivacional al alumnado.