El aprendizaje cooperativo

En la actualidad suelen usarse estrategias cooperativas con la intensión de promover el trabajo grupal y disminuir la competitividad. Sin embargo, en muchos casos las alumnas y alumnos llegan a distribuir las tareas para efectuarlas de forma individual, tanto dentro como fuera del plantel educativo, entregando el trabajo luego de juntar todas las partes en cuestión. Esto puede ser presenciado de distintas maneras, en algunos casos positivo, en otros, negativo. Lo cierto es que en este artículo plantearemos una opinión concreta.

La palabra cooperar significa ‘obrar bajo una misma finalidad’. Tomando en cuenta esta prerrogativa, se puede considerar que el trabajo cooperativo es un proceso que implica la organización de la clase en pequeños y heterogéneos grupos donde los alumnos podrán trabajar de forma unánime para profundizar en el aprendizaje bajo la resolución de las actividades académicas.

Esta aula está basada en las teorías de personajes como Vygotsy, quien ha presentado la teoría sociocultural, o bien, la teoría de la interdependencia positiva de los hermanos Johnson, la teoría genética de Piaget, la teoría de inteligencias múltiples de Howard, la psicología humanista de Rogers o el aprendizaje significativo de Ausubel.

Basándonos en los referentes de literatura educativa previamente mencionados, se puede determinar que las características concernientes al aprendizaje educativo, se determinan por el rol del docente, quien deberá proporcionar espacios de cooperación, repartiendo roles, estructurando los trabajos y los grupos, además de las tareas que deberán de efectuarse bajo un objetivo común. Luego que los alumnos se encuentren distribuidos en determinadas tareas y roles, el docente deberá serla guía, ya que está en la obligación de proporcionar apoyo y ayuda a los alumnos cuando esto sea imprescindibles.

Los grupos deberán ser heterogéneos. Esto significa, que el docente debe escogerlos en base al nivel de rendimiento y la capacidad de las personas, además de las necesidades educativas especiales con la finalidad de que sean complementados mutuamente.

Los errores como medio de aprendizaje

El error es caracterizado popularmente, por parte de los estudiantes, como algo negativo, ocasionando que el hecho de cometer una equivocación pueda ser visto como algo mortal. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad ya que mediante los errores los niños pueden aprender, además de reconocer que existen situaciones o acciones que son impredecibles, las cuales no puede evitar que ocurra. Por eso, el error debe ser caracterizado como una puerta de aprendizaje.

Jean Pierre Astolfi, llegó a afirmar en el 2000: ‘únicamente dejan de equivocarse aquellos que no hacen nada’. La cotidianidad de los seres humanos se encuentra llena de errores. Las personas se equivocan diariamente, pero cada error encierra un aprendizaje.

Los errores en las instituciones educativas son fuentes de estrés, angustia y en muchos casos, de violencia. En muchas ocasiones se pide a un alumno que pase al tablero, y únicamente con el tono de voz usado, ocasionamos que el estudiante pierda la resolución al problema, debido a que el temor puede provocarle miedo a cometer errores. Por otro lado, una de las mayores contiendas es pretender que los grupos correspondan al número uno, que tengan mejor desempeño sin cometer ningún error.

El error debe caracterizarse como una forma de acceder al crecimiento. Neus Sanmartí, autor del libro ‘El error en el proceso de enseñanza’, indica que la percepción el error debe ser estimulado mediante un clima del aula que no sea amenazador, donde no exista el sentimiento de culpa o el castigo por todo lo que se ha cometido.

Por lo que, existe un desafío para el sector escolar respecto a la metodología y didáctica, ya que se debe aprender a usar el error de los estudiantes como materia prima para el desarrollo estudiantil. Para esto es requerido que el docente asuma una postura de instructor consecuente a los errores del estudiante.

Cómo se puede trabajar las competencias clave

¿Te gustaría aprender a trabajar las competencias claves del sistema educativo? En este artículo te brindaremos la información que necesitarás para comprender los factores que influyen en su óptimo funcionamiento

Debe ser transferible: En comparación al contenido específico, las competencias claves tienen la capacidad de aplicarse a distintos contextos y situaciones donde se consiguen diferentes objetivos.

Ser dinámicas: Estas se desarrollan de una manera progresiva en el transcurso de la vida de una persona, en muchos casos en distintas instituciones y situaciones.

Ser interdisciplinares y transversales: Se debe permitir combinar el conocimiento, con las habilidades, y los valores y actitudes.

Ser funcionales y significativas: Las competencias deben trabajarse según una situación próxima a la realidad, o bien, enteramente real, del alumnado, de forma que pueda aprender un contenido y la finalidad de este.

En la etapa estudiantil de los niños, se descubren nuevos conocimientos y desarrollan habilidades que les permiten adquirir un conjunto de características más que será ideales para la vida. El aprendizaje debe ser globalizado y tener herramientas flexibles que puedan ser adaptadas al grupo-clase.

Competencia digital: Puedes enseñarles a tus alumnos sobre la robótica, programación, de qué forma acceder a información segura, cómo emplear la información segura. Los juegos interactivos, los vídeos y los robots educativos, además de la pizarra digital, son una excelente opción para trabajar esta área.

Competencias cívicas y sociales: Conocer los derechos, los códigos de conducta, además de promocionar actitudes de igualdad, es información imprescindible para la vida de una persona. De modo que, trabajarlas desde pequeño será muy importante, y muy sencillo de hacerlo basándose en las asambleas, dinámicas, cuentos o normas de convivencia.

Competencia de expresiones culturales: El arte y la música son aspectos muy relevantes. En esta etapa los alumnos desean conocer nuevas canciones y cuentos, además de fascinarles tocar algún instrumento o aprender a dibujar.

La personalización del aprendizaje en la era moderna

En la actualidad contamos con un elevado avance tecnológico que nos permite ampliar los recursos, optimizar el tiempo y obtener los conocimientos que requerimos. Este hecho hace 60 años era impensable, sin embargo, las TIC son una solución a la atención de las necesidades de los individuos, no de una manera completa, pero sí de la forma más viable. Algunas de las formas como la personalización el aprendizaje beneficia al sistema educativo, son:

Diversifica las opciones de consumo de contenido: Debido a la variedad de herramientas de creación y de contenido, las opciones para mostrarlo en el aula se incrementan.

Proporcionar el acceso al contenido. Debido a los buscadores de contenido en Internet, ahora es más sencillo que nunca poder acceder a la información educativa que pueda alimentar nuestras explicaciones y actividades. Por ejemplo, Tiching, es una red donde puedes adquirir más de 500.000 recursos educativos que se ha indexado según el nivel y la materia a tratar.

Simplifica la tarea del profesorado: Además de educación como a nivel de corrección de distintas actividades, como la creación de contenido y la gestión del alumnado, a través de la TIC podremos contemplar un conjunto de soluciones y herramientas que nos ayudarán a solventar algunas tareas.

Permite una autonomía superior: Hay una amplia gama de actividades auto correctivas que proporcionan un feedback al alumno, proveyéndole la capacidad de avanzar en base a sus necesidades de aprendizaje. Asimismo, hay un sinnúmero de aprendizajes que necesitan de más tiempo de repetición y práctica, por lo que se proporciona una gran cantidad de diversidad y ejercicios en diversos grados de complejidad, logrando que cada alumno logre regular su aprendizaje.

Ofrece datos para que se pueda hacer un seguimiento a la evolución del estudiante: Muchas de las herramientas y aplicaciones educativas muestran una trazabilidad, es decir, proporcionan datos relacionados al desarrollo de actividades, como el número de errores y aciertos, número de intentos y tiempo de dedicación.